Mitos de SEO: destruidos uno a uno por un ex-Googler

Mitos de SEO han existido muchos. Pero confía, Google no odia tu sitio web, AdWords no afecta el SEO y la «frescura» y las palabras clave no son tan importantes como muchos creen.

Cada industria tiene sus mitos y también el mundo del SEO. Google intenta de vez en cuando arrojar luz sobre conceptos erróneos comunes. Sin embargo, no es mucho lo que un pequeño equipo de profesionales de divulgación puede hacer para crear conciencia en conferencias internacionales. Es por eso que en este artículo comparto 10 mitos de SEO, desmantelados uno a uno por un ex-empleado de Google Search y además experto en SEO.

10 mitos de SEO, desmentidos uno a uno por un ex trabajador de Google.

Mito #1: el SEO es un campo de juego parejo.

En teoría, o eso dice, el SEO es una «competencia justa», donde cada sitio web tiene la misma oportunidad de competir por las consultas. Solo que… no lo es. No lo ha sido durante mucho tiempo y nunca volverá a ser «justo». Al igual que en cualquier otro mercado en el que compiten dos empresas, ninguna oferta es exactamente igual. En el caso del SEO, diferentes sitios web muestran diferentes señales de SEO dentro y fuera de la página. En consecuencia, se clasifican de manera diferente.

Estas señales de SEO incluyen, entre otras, el rendimiento de la página, la configuración técnica, la propiedad inmobiliaria de SERP y el perfil de backlinks, por nombrar algunos que se pueden medir y mejorar. De esto se trata la optimización de motores de búsqueda. Sin embargo, nunca es una vuelta al punto de partida para todos.

Es cierto que Google otorga a los nuevos dominios un período de luna de miel con el gigante tecnológico. Este es un breve momento durante el cual el sitio web se clasifica bien, a pesar de no haber acumulado suficientes señales de SEO todavía. Los sitios que tienden a tener un buen desempeño durante este «período de gracia» tienen una buena posibilidad de sobresalir en los resultados de búsqueda relevantes, de manera consistente. Sin embargo, la mayoría cae una vez que Google ha recopilado suficientes datos que «confirman» la verdadera clasificación del nuevo sitio web. Si bien el período de la luna de miel brinda cierta ayuda a los nuevos sitios web en su lanzamiento, el SEO no es una competencia en igualdad de condiciones.

Mito #2: el SEO es un proyecto de una sola vez.

En las conferencias de la industria, los asistentes escuchan a la gente decir que es importante «hacerlo bien» para clasificar. Esto es cierto, pero no del todo exacto. Como cualquier otra inversión empresarial en activos, con el tiempo esa misma inversión inevitablemente desaparecerá. Las mejores prácticas del pasado se vuelven obsoletas o totalmente caducas. Para mantenerse al día con la competencia, especialmente en los nichos más lucrativos, el SEO debe considerarse un esfuerzo continuo con rachas planificadas y periódicas de mayor actividad programadas con anticipación.

Algunos factores, como la muestras de fragmentos, que afectan directamente la experiencia del usuario y las señales, deben supervisarse y mejorarse continuamente. Lo mismo se aplica al rendimiento de la página, que nuevamente es directamente responsable de cómo los usuarios experimentan el sitio web. Otros factores, como la gestión de las obligaciones de los backlinks, solo pueden requerir verificaciones al azar y ser parte de una auditoría anual de SEO dentro y fuera de la página.

Mito #3: el SEO es backlinks.

Los enlaces son fundamentales para Internet como lo conocemos. Sin enlaces, la mayoría de los motores de búsqueda no podrían encontrar ni rastrear contenido nuevo. Para Google, los backlinks (o enlaces desde otros sitios web que envían tráfico al tuyo) también representan una señal de clasificación. Sin embargo, contrariamente a la percepción popular, los backlinks pueden dañar la clasificación de los sitios web. Además de las acciones manuales de spam (también conocidas como penalizaciones de Google), también existen algoritmos de Google, como Penguin, encargados de identificar sitios web predominantemente vinculados desde otros sitios web de baja calidad.

El mantra continuo de Google es que los enlaces deben basarse en el mérito, en lugar de esquemas pagados o de construcción. Los sitios optimizados sin tener en cuenta las Directrices para webmasters de Google probablemente estarán en la mira. Pero el SEO no se trata simplemente de que el PageRank pase backlinks.

Sin embargo, los backlinks deben perseguirse activamente. No para obtener una ganancia ilusoria de PageRank, sino para aumentar las conversiones, que es el propósito principal para optimizar los sitios web y no representa un riesgo de que el sitio sea penalizado y desaparezca de las SERP por completo. Google deja una puerta abierta para los sitios que han violado las políticas de enlace de Google en algún momento al proporcionar la herramienta Disavow, que permite que un sitio web se desvincule de los backlinks no deseados.

Mito #4: el SEO son señales de usuario.

Es incorrecto asumir que las señales de los usuarios no son importantes. Son un factor SEO relevante. Todo el modelo comercial de Google se basa en la lealtad de sus usuarios. Google mide la felicidad de sus usuarios y utiliza los datos para mejorar su producto. En este sentido, las señales de los usuarios son realmente un factor. Sin embargo, Google no comparte los datos que usa, ni siquiera con el operador verificado del sitio de Google Search Console.

Por lo tanto, nos quedamos con las impresiones de Google Search Console y la tasa de clics como los únicos indicadores confirmados con respecto a la percepción del usuario del sitio y su comportamiento. Si bien la combinación de altos volúmenes de impresiones y CTR (Click Through Rate) bajos generalmente indican que las señales de los usuarios se pueden mejorar, estos conocimientos limitados son solo una parte de una fotografía del escenario SEO mucho más amplia. Cómo y si se pueden mejorar, depende principalmente de la propuesta de venta única del sitio web, que es mucho más importante.

Mito #5: Google odia mi sitio web.

La queja de animosidad personal es tan frecuente como irracional. Google nunca ha demostrado que le desagraden los sitios web y no tendría mucho sentido operar un negocio global basado en la enemistad personal. La afirmación de que un sitio no se clasifica debido a una disputa de Google se refuta fácilmente con una auditoría de SEO que probablemente descubrirá todas las deficiencias técnicas, de contenido, dentro y fuera de la página. Hay sanciones de Google, eufemísticamente denominadas «Acciones Manuales de Spam»; sin embargo, estos no son provocadas por venganzas personales y pueden levantarse mediante la presentación de una Solicitud de reconsideración convincente.

En todo caso, Google sigue mostrando indiferencia hacia los sitios web. Esto incluye sus propias propiedades, que una y otra vez habían sido sancionadas por diferentes transgresiones.

Google SERP
Google SERP.

Mito #6: Google AdWords tiene un impacto en el SEO.

A pesar de años y años de trabajo educativo. Uno de los mitos de SEO más comunes sigue siendo la noción de que Google AdWords tiene un impacto positivo en el ranking de sitios web de Google. La búsqueda orgánica y natural es tremendamente independiente de la búsqueda pagada. Independientemente del presupuesto asignado a las campañas de AdWords, Google AdWords no es una señal de tu SEO.

Mito #7: las palabras claves, son clave.

En su infancia, los motores de búsqueda se basaron en gran medida en la densidad de palabras clave en las páginas de destino, para correlacionar su relevancia con las consultas. Lo cierto es que luego de 20 años, las palabras clave han perdido gran parte de su importancia SEO. Google siempre ha ignorado las meta keywords, y aunque rastrean e indexan el contenido colapsado y detrás de las pestañas, tienden a no clasificar los sitios por contenido, incluidas las palabras clave que no son visibles para los usuarios.

Las palabras clave en las URL tampoco se utilizan con fines de clasificación. Es poco probable que las palabras clave tengan un impacto deseable en el CTR, especialmente en comparación con las rutas de navegación de los fragmentos enriquecidos, que ayudan a los usuarios a navegar. Los tiempos de contar palabras clave en las páginas e intentar identificar una proporción ideal fugaz, son ya cosa del pasado. El contenido, que puede ser representado tanto por datos como por palabras escritas, es importante para el contexto del sitio web, sin embargo, las palabras clave no son relevantes.

Mito #8: el SEO es «frescura».

Sí, a Google parece gustarle la frescura del contenido. Sin embargo, solo cuando la frescura es un factor para la intención del usuario. Para los sitios que operan en noticias de ritmo rápido, la frescura vertical puede traducirse en una ventaja competitiva. Eso incluye una pequeña selección de medios de noticias reales como periódicos, revistas o portales. Para la inmensa mayoría de los sitios web, la frescura no es importante como factor de SEO y ninguna cantidad de cambios en las fechas de publicación de artículos antiguos va a convencer a Google de que es contenido nuevo. En consecuencia, aparte de los sitios de noticias, la frescura no es importante.

Mito #9: Las señales sociales son un factor de SEO.

Los comentarios, «me gusta», votos y participación en las redes sociales de cualquier tipo, incluidos los enlaces que emanan de canales de redes sociales como Facebook o Twitter, son contrarios a las teorías populares que no contribuyen al SEO como factor de clasificación.

Eso no quiere decir que sean irrelevantes para el marketing online. Google no está tomando en cuenta los factores de las redes sociales por buenas razones; lo más importante es que los datos disponibles están fragmentados y no son confiables.

Sin embargo, existen buenas razones para considerar las operaciones de divulgación en las redes sociales como una parte integral del desarrollo de la marca. Y si bien las redes sociales no hacen nada para impulsar las clasificaciones directamente, tienen un gran efecto a largo plazo en los factores que sí importan para el SEO. El reconocimiento y la lealtad de la marca se establecen con productos y servicios excelentes o proporcionando una propuesta de venta única con un canal de comunicación y retroalimentación bidireccional.

Los sitios web de marcas que aspiran a convertirse en líderes en su vertical con una estrategia de redes sociales tienen una ventaja tangible cuando compiten con otros sitios web por la atención del usuario en las SERP de Google. En resumen, las redes sociales ayudan a impulsar el reconocimiento de la marca y el CTR, lo cual es importante para el SEO. Después de todo, Google, aunque no admite en tantas palabras públicamente, todavía muestra una preferencia por los sitios web que son populares entre los usuarios.

Mito #10: el SEO es mágico.

Por último, la complejidad de la optimización de motores de búsqueda se reduce ocasionalmente a declaraciones que indican que el SEO es un arte y una ciencia que lo hace difícil de entender. Mostrar el SEO como demasiado complejo para explicarlo no es beneficioso, y mucho menos preciso. Sí, el SEO se basa en datos. Con frecuencia, la cantidad de datos necesarios para abordar un problema puede ser inmensa. Al mismo tiempo, hay una multitud de señales tanto dentro como fuera de la página que pueden entrar en conflicto entre sí. Debido a que el SEO se basa en datos, incluso los problemas complejos se pueden dividir en fragmentos de datos pequeños y manejables para analizarlos y explicarlos. Ante la posibilidad de despojar a la industria del SEO de algo de su magia, no hay vudú involucrado. Al final del día, casi todas las señales de SEO se pueden dividir en indicadores (KPI) que se pueden entender y explicar.

Ahora es tu turno

¿Cuál es tu mito de SEO favorito o error común? Más allá de todo lo que podamos hacer en cuanto al SEO de nuestro sitio web, hay un elemento clave: el contenido debe ser útil o de interés para las personas que lo buscan. Mientras seguimos en el trabajo continuo que ésta área de Internet implica, ayudémonos unos a otros y arrojemos más luz sobre lo que cuenta cuando se trata de la optimización de motores de búsqueda. Siempre es positivo que exista transparencia en la industria del SEO.

Para este artículo se consultó la opinión de estos expertos.


Suscribe tu correo y recibe cada martes mi contenido en tu buzón.