Cómo crear contenido en tu blog que la gente quiera leer

A pesar de tener años haciéndolo, crear contenido en tu blog, que la gente realmente quiera leer es para mí siempre un desafío.

Si eres un blogger, un creador de contenido en línea o tal vez un profesional de cualquier área probablemente estés interesado en compartir tu trabajo con más personas.

Y con toda seguridad, dedicas mucho tiempo y trabajo duro a crear el mejor contenido posible. Pero sabes que Internet está abarrotado de contenido —no siempre bueno—, e inclusive sucede un fenómeno que llamamos «infoxicación». En otras palabras, es competitivo y difícil hacerse notar.

Hoy en día existen muchos recursos online. Tal vez tomes algunos cursos en línea para aprender cómo «aumentar tu audiencia» y convertirte en una estrella de rock de los blogs. Aprenderás todo sobre las ventanas emergentes, los imanes de clientes potenciales, los embudos de ventas y más. Todas las estrategias, trucos y tácticas.

Sin embargo, a pesar de todos los consejos y recursos, muchos blogueros/creadores nunca aumentan mucho su audiencia. Lo cual puede resultar frustrante y desmoralizador.

Entonces, ¿qué puedes hacer si ya entraste en la desesperación? La idea de este artículo es precisamente ayudarte a responder esa pregunta, con acciones prácticas.

Enfócate en el lector de tu contenido.

Algunas personas usan Internet para trabajar e investigar seriamente. Pero la verdad es que otro gran grupo —sino la mayoría— está ahí para evadirse del mundo. Piensa en tus propios hábitos en línea. A menudo estás ahí para entretenerte, moverte o aprender algo nuevo.

Concéntrate en el lector al crear tu contenido, no en lo brillante que eres como escritor/redactor. Piensa en lo que estás creando desde el punto de vista del lector. ¿Disfrutarás y apreciará el trabajo? ¿O sentirá que estás tratando de venderle algo? Te lo garantizo, la gente puede oler una agenda oculta.

¿Disfrutas de las ventanas emergentes en los sitios web? No mucho, ¿verdad?. Lo mismo ocurre con los formularios de registro de correo electrónico. No me importa un registro de correo electrónico simple y elegante, pero suele ser incómodo que no sea clara la forma de salir de él o cerrarlo.

En lo personal visito sitios web y blogs para disfrutar del contenido, aprender, informarme. Si —realmente— me gusta el contenido, puedo suscribirme a la lista de correo electrónico. Pero nunca me uno a una lista de correo electrónico, por presión de una ventana emergente. De hecho, normalmente me voy cuando la ventana emergente irrumpe en la página de forma muy ruda o cuando saltan 3 o 4 anuncios publicitarios, que me impiden leer.

La confianza viene antes que las ventas.

En un blog o sitio web de calidad, se trata de construir una relación de confianza entre el creador de contenido y su audiencia.

La gente puede ver a un vendedor de aceite de serpiente a una milla de distancia, inclusive en Internet. La confianza, —esa hermosa emoción humana— proviene de hacer un trabajo honesto y consistente, y de responder a los lectores con respeto y sinceridad. Todo lo cual requiere mucho tiempo y esfuerzo.

Ten presente que… Roma no se construyó en un día y tampoco sus fieles seguidores.

Susurra, no grites.

Una de las razones por las que Google tuvo tanto éxito fue su brillante diseño. En lugar de una página de inicio ruidosa y ocupada con anuncios parpadeantes y distracciones, Google creó un logotipo simple y colorido sobre su barra de búsqueda. Simple y elegante.

El diseño minimalista y el uso liberal del espacio en blanco son agradables para la vista y la mente. No importa qué tan inspirador sea tu contenido si se ahoga en una página ocupada de distracciones, anuncios, ventanas emergentes y ruido.

Diseña un blog o un sitio web limpio y sencillo. Que enganche a las personas con un título atractivo, subtítulos interesantes y redacción de calidad. Susurra, no grites. La gente anhela elegancia, no fanfarronadas oportunistas.

Se amable.

La gente trabaja duro. Hay tantas responsabilidades, compromisos, decepciones, dificultades y más. Cuando escapan a Internet, no quieren estrés, publicidad en su cara o ruido. Quieren sonreír. Reír. Aprender. Quieren ser tratados con respeto y, sobre todo, con amabilidad. ¿El contenido que creas ayuda a las personas? ¿Les entretiene? ¿O los estás haciendo sentir mal?.

Dale a la gente esperanza, no dificultades.

Los mejores escritos e historias nos conmueven de alguna manera. Aprovechan nuestras emociones. Todos podemos relacionarnos con la pérdida, el amor, el perdón, la inspiración y la esperanza. No importa sobre qué estás escribiendo, si puedes infundir una emoción honesta en tu trabajo, te conectaras con más personas.

Hay suficiente tristeza, ira, ruido político y marketing directo por ahí. Comparte contenido pacífico que dé esperanza a las personas. Esperanza de una vida mejor. Mejor salud. Mejor crecimiento personal. Crecimiento artístico. Crecimiento espiritual. Esperanza para el futuro, en medio de un mundo pandémico, esto es vital.

Comparte contenido auténtico.

Crea el tipo de escritura, arte, música y cosas que animen a las personas. Contenido que entretiene, educa, mueve o mejora la vida de las personas. Así es como creas contenido que la gente quiere leer.

Trabaja para hacer que tu contenido sea raro y valioso. En lugar de crear cosas superficiales en las redes sociales, establece una rutina y se disciplinado —como un Samurai—.

Lee mucho más. Cuando se pueda nuevamente… Viaja. Conoce gente nueva. Experimenta y espera fallar a veces. Redescubre la humanidad en los demás. Deja de lado tu dogma político y simplemente escucha a la gente. Tienen sus historias y verdades.

Comparte contenido auténtico. Sigue perfeccionando tu oficio. Mantén tu diseño simple y tu corazón abierto. De esta manera, es probable que comiences a conectarte con lectores que tienen hambre de contenido sincero que solo tú puedes crear.

Ahora te toca a ti.

Crear contenido en tu blog, que las personas realmente quieran leer, además requiere pasión. Esta palabra proviene del latín «passio» que significa «sufrir», sin embargo, cuando nos apasionamos, desde el lenguaje nos referimos al gusto por hacer lo que hacemos y al sufrimiento, cuando precisamente no lo hacemos. Entonces, al crear contenido en tu blog, que la gente realmente quiera consumir, hazlo también, desde la pasión.