Cómo vender tu producto o servicio cuando no tienes una audiencia

¿Qué hacer cuándo no tienes una audiencia y estás comenzando con tu producto o servicio? Estoy seguro que muchos nos hemos hecho esta pregunta en algún momento.

No nos engañemos. Cuando no tienes una audiencia, lanzar tu producto o servicio al mercado comienza a parecerse al ascenso de una montaña. Yendo de menos a más, con las herramientas y recursos que tienes a mano. Es una etapa dura sí, pero con esfuerzo, consistencia y recurrencia, lo lograrás. En este artículo, un par de reflexiones en esa dirección, ¿qué podemos hacer?.

¿Cómo vender tu producto o servicio cuando no tienes una audiencia?

Encuentra a alguien con las conexiones que necesitas.

Lo primero que necesitas es encontrar a alguien en tu red, capaz de dar a conocer tu producto o servicio, de ser posible al menor costo posible si tu presupuesto es limitado. Si tienes un producto físico, una posibilidad es coordinar con un distribuidor, el envío de cajas de regalo con muestras de tus productos.

Lo anterior, es perfectamente realizable a nivel digital, de la mano de un influencer que pertenezca a tu industria. Típicamente canales como Facebook o Instagram, son ideales para este tipo de actividades. Hacerlo con influencers, distribuidores, colaboradores que tienen más audiencia que tu, te ayuda a atraer, a personas que aún no conocen tu marca y pueden interesarse en formar parte de tu audiencia.

Conectar con otros te ayudará a comenzar a tener una audiencia propia. En lugar de crear tu red desde cero un contacto a la vez, si te vinculas con un «conector» que ya tiene las conexiones a las que deseas acceder, facilitará muchísimo el arranque.

A nosotros en Mauna Media nos funcionó. Cuando en 2010, iniciamos la aventura de hacer marketing digital para personas y empresas, nuestro «conector» fue organizar una serie de talleres y cursos relacionados a la figura del Community Manager. Con esas actividades empezamos a darnos a conocer, surgieron los primeros clientes, amigos y miembros de nuestra audiencia, muchos de ellos con los que seguimos en contacto.

Un «conector» es un principio potente que puedes utilizar para lanzar tu negocio, pero también para potenciar tu marketing y empezar a crecer sin tener una audiencia.

Ve donde tu gente ya pasa el rato.

Muchos emprendedores sienten que tienen que empezar una audiencia desde cero. Comienzan a crear contenido sin tener seguidores, abren una cuenta en cada plataforma que existe u optan por el clásico correo electrónico explosivo o —si se quiere— los invasivos mensajes privados de LinkedIn. Con toda claridad: esa estrategia consume mucho tiempo. Funciona, pero es de mediano o largo plazo.

Crear y cultivar tu audiencia es un deporte de fondo, especialmente al principio: cuando creas contenido, nadie lo ve. ¿A que seguro tienes tiempo posteando en Instagram y tus posts sólo los ve tu familia? Los resultados suelen ser exponenciales: cuanta más gente te encuentre e interactúe contigo, más se difundirá tu contenido, como la pólvora.

Para mí, parte de la clave es: acceder a las audiencias que ya existen. Aprovechando a alguien que ya tiene las conexiones: ubica tu conector.

Siempre lo digo, ninguna estrategia de marketing digital puede tener éxito sino investigamos primero. Es por esto que preguntar a nuestros clientes ideales, dónde pasan el rato puede significar un gran ahorro en términos de tiempo y dinero.

Pregunta a tus clientes ideales dónde pasan el rato, especialmente a nivel digital, responder a preguntas como: ¿dónde pasan el tiempo en línea? ¿Dónde buscan información? ¿Qué tipo de contenido disfrutan? puede darte mucho valor para precisamente, saber cómo atraer a quiénes formarán tu audiencia.

Una vez que tengas esta información privilegiada (todo lo que tienes que hacer es preguntar), puedes llegar a aquellas comunidades que ya reúnen a tu audiencia ideal y colaborar con ellos creando acciones de ganar-ganar. Ganar porque puedes ofrecer algo de alto valor (generalmente gratis); la audiencia gana porque recibe algo de alto valor; tú ganas porque puede acceder a una audiencia que ya existe.

Estas son algunas de formas que puedes utilizar para acceder a una audiencia existente:

  • Ofrecer un taller en línea a un lugar de coworking a cambio de un espacio en su newsletter (hablando del taller).
  • Otorgar un 30% de descuento en newsletters para incluir en su próxima edición, exclusivamente para sus suscriptores.
  • Escribir un artículo de invitado para un blog o medio digital que ya se dirige a las personas a las que deseas llegar.
  • Entrevistar a personas (influencers, periodistas, representantes de gremios) en Instagram en vivo, para que su público se sume a la transmisión y nos conozca.
  • Usar publicidad digital para llegar a audiencias similares a la tuya o la que deseas llegar con tu mensaje.

La pregunta principal que debes hacerte es: «¿quién tiene acceso a la comunidad a la que quiero llegar?»

De esa manera, no perderás tu tiempo y esfuerzo en presentar tu mensaje y tu oferta a personas que no se beneficiarían de tu contenido, productos y servicios.

Ahora es tu turno

Ya sea que estés comenzando un nuevo negocio o haciendo crecer uno existente. Volver a la fuente y conectar es un multiplicador de fuerza, que te vincula con grupos de personas que, a su vez, pueden conectarlo con una audiencia más amplia —y además tu público objetivo—. Puede ser la oportunidad de impulsar el crecimiento, sin hacerlo desde cero, y llegar a las personas adecuadas con tu mensaje.


Suscribe tu correo y recibe cada martes mi contenido en tu buzón.