7 habilidades clave que el diseñador web requiere para tener éxito en 2022

El diseño web es un campo en constante evolución que requiere habilidades clave. Aquellos de nosotros que hemos estado en la industria por mucho tiempo (en mi caso varios años) hemos visto el lanzamiento de más productos, el establecimiento de más ideas y la promesa de más crecimiento del que la mayoría de las industrias ven a lo largo de toda una carrera.

Si bien las herramientas que usamos, la terminología que empleamos y la portería que buscamos cambian constantemente. Esas habilidades claves son transferibles y duraderas y garantizarán que no solo sobrevivas en la industria sino que además puedas prosperar dentro de ella.

Estas habilidades clave son características que puedes aprender y que te ayudarán a crecer en lo que resta de 2021, y ahora que va terminando el verano… el 2022 y más allá.

7 habilidades clave que como diseñador web debes incorporar hoy

1. La toma de decisiones

La vida ocurre a través de una serie de decisiones. Desde qué par de calcetines usar hasta qué plataforma usar para tienda de comercio electrónico. Cada uno de nosotros tiene una cantidad finita de energía para la toma de decisiones en el día: cuantas más decisiones tomes, más rápido llegará la fatiga de decidir.

La mayoría de las personas quemamos esa energía de la toma de decisiones cuestionandonos a nosotros mismos. Tomamos una decisión y luego la rehacemos una y otra vez a medida que la duda se infiltra en nosotros.

La capacidad de tomar una decisión y ceñirse a ella separa a las personas que aún tienen el combustible para tomar decisiones estratégicas después del cierre de la empresa, de las personas que no pueden decidir qué cenar.

2. Claridad de propósito

Nunca es mala idea repasar los fundamentos del diseño. Desde la teoría del color hasta la tipografía, la interfaz de usuario y el diseño, estas habilidades básicas no solo son beneficiosas para tu práctica de diseño, sino que te ayudan a pensar en el diseño en un nivel superior.

Con frecuencia, los diseñadores no logramos ver la madera de los árboles. Colocando nuestra atención en el proyecto en cuestión en lugar de procurar ver una imagen más amplia. Esa imagen más amplia no significa tu cartera; significa toda la historia, la cultura y el contexto del diseño.

A pesar del término, los fundamentos del diseño no son universales. Son personales para ti. Por ejemplo, ¿deberías alinear un guión con un serif? Tu respuesta probablemente sea, «depende» porque eres un diseñador increíble. Mi respuesta es «no», porque, para mí, ese es un diseño fundamental.

Los fundamentos del diseño pueden ser limitantes. Pero al proporcionar respuestas predeterminadas a preguntas comunes, también te liberan para considerar preguntas más amplias sobre lo que estás haciendo y el por qué, lo que conduce a la claridad del propósito.

Muchos músicos pueden tocar varios estilos. Pero tienden a preferir un solo instrumento, tomaron una decisión fundamental que los liberó para explorar la música con mayor profundidad. Esto puede aplicar perfectamente al diseño.

3. La Santísima Trinidad

La santa trinidad en el diseño web es: HTML, CSS y JavaScript. Aprende qué son y qué hacen. Son quizá las habilidades clave más importantes de este artículo.

Debes comprenderlos lo suficientemente bien como para mantener una conversación inteligente a nivel de sala de juntas sobre ellos. En realidad, no es necesario saber cómo codificarlos (aunque puede ayudar muchísimo), son pocas las personas que saben lo suficiente sobre sus funciones como para mantener una conversación estratégica, sin que tampoco sepan cómo programarlos desde cero.

No me refiero a marcos, bibliotecas o las últimas herramientas de compilación. Esas cosas son solo macros para programadores. Me refiero a comprender los componentes básicos de un sitio web, por lo que si alguien te pregunta si realmente necesita el logotipo de la empresa en el pie de página de dicha web, puedes responder y respaldar tu respuesta con hechos técnicos.

4. Presentación sencilla

Independientemente del campo del diseño en el que te encuentres, esta es una de las habilidades clave más relevantes. Porque deberás presentar tus ideas a alguien que no comparte tus conocimientos. Ya sea que estés explicando los conceptos básicos a un cliente o explicando tu toma de decisiones a un colega, presentar tus ideas simplemente es la mejor manera de ser escuchado.

A menudo, una presentación persuasiva utiliza el enfoque de menos es más. Así como un diseño está terminado cuando se ha eliminado todo lo innecesario, también una propuesta es más efectiva cuando se excluyen los detalles superfluos.

A menudo, la metáfora te resultará útil, especialmente si tienes un conocimiento pasajero del área de especialización de la persona. Ya que traduce un concepto a un formato que la persona comprende y con el que se siente cómoda.

5. SEO estratégico

El SEO (Search Engine Optimization, para las dos personas en el mundo que no saben lo que significa ese acrónimo) es un campo vasto con tantas subdivisiones como puestos de UX hay.

Hay varias ramas del SEO que un sitio debe considerar. El SEO técnico es lo que hacen los programadores, si no eres un programador, puedes ignorarlo. El SEO de contenido es lo que hacen los especialistas en marketing, si no eres un especialista en marketing, puedes ignorarlo. El SEO estratégico es una vista macro de los planes de un sitio web. Todos en cada proyecto deben comprender el SEO estratégico.

El SEO estratégico cubre temas como páginas de destino, sitios de una sola página, si es necesario un blog, cómo, si es que se emplean, las redes sociales. El SEO estratégico alimenta a todas las demás ramas del SEO. Es tan fundamental que informa las primeras decisiones sobre un sitio. Si deseas hacer más que hacer que las cosas se vean bonitas, aprende todo lo que puedas sobre SEO estratégico.

6. Un segundo idioma

Probablemente ya hayas notado que la Web se extiende más allá de los límites de tu ciudad. Es una fuerza global, lo que significa miles de millones de personas que no hablan el mismo idioma.

Si no conversas de forma nativa el inglés, entonces es una obviedad aprender inglés. No es necesario que lo hagas con fluidez; ciertamente no es necesario que seas un escritor en inglés. Pero la gran mayoría de los contenidos de valor, documentación, las GUI, las publicaciones de blogs, los foros, las conferencias y la propia Web están en inglés, y las herramientas de traducción solo te llevan hasta cierto punto.

Si ya hablas inglés, entonces aprende algo relevante para tu región o la industria en la que te especializas. Realmente no importa lo que aprendas, aprender un idioma y una cultura te convierte en un ser humano más completo. Y siempre que no elijas algo oscuro, te estás abriendo a millones o incluso miles de millones de usuarios que antes te estabas perdiendo.

7. Saber decir «No»

No importa si eres un profesional independiente que busca ingresos para pagar el alquiler y los servicios o un diseñador experimentado con objetivos que cumplir dentro de una corporación, todos luchamos por decir «no».

El temor es que si rechazamos un proyecto o una solicitud particular, no nos volverán a preguntar de nuevo. Eventualmente, seremos pasados por alto para todos los proyectos hasta que no nos quede ninguna carrera.

El «detalle» o problema —si se quiere ver así— es que solo tenemos un número limitado de horas al día. Si nos comprometemos demasiado, terminamos haciéndolo mal e… impactando nuestra salud y reputación profesional. Por ello, tiene que haber límites. Cada vez que dices «sí», aumentan las posibilidades de que tengas que decir «no» a una oportunidad futura que sea excelente para ti. Dicho de otra forma, debes aprender a decir «sí» de forma estratégica y también a decir «no».

Por supuesto, declina con estilo. Hazlo cortésmente. Se amable. Ofrece recomendar al cliente a otro lugar o profesional. Pero, creeme es mejor decir «no» a tiempo, que tener que decir «no» al proyecto perfecto porque estás sobresaturado, inclusive, de proyectos poco relevantes.

Ahora es tu turno

Estas habilidades clave o competencias blandas, si se quiere, requieren cierto tiempo. Sé consciente de ello y procura ir sumándolas a tu batería de opciones para ser un mejor diseñador web, no sólo en este momento en que me lees, sino inclusive muchos años en el futuro. Estoy seguro que verás el fruto.


Suscribe tu correo y recibe cada martes mi contenido en tu buzón.