3 consejos para diseñar campañas de email efectivas

Según una encuesta de Econsultancy, el 71% de los profesionales consideran que el ROI del email es bueno, incluso excelente. Esto demuestra claramente la importancia y el interés de este canal de comunicación para las marcas. Así que para ayudarte a crear campañas efectivas, en este artículo te recomiendo tres consejos relacionados con los diferentes pasos del emailing: creación, envío y seguimiento del email.

Creación: Colabora con los miembros de tu equipo

Antes que nada, es importante asegurarse de estar utilizando la mejor herramienta de emailing para cubrir todas nuestras necesidades. Para muchas empresas hoy en día es esencial contar con una solución que permita a todos los miembros de sus equipos trabajar juntos y en tiempo real en el diseño de sus campañas de email, por lo que poder colaborar eficazmente se ha convertido en algo indispensable.

Por suerte, existen soluciones de colaboración sencillas que se pueden implementar.

Crea subcuentas dedicadas

Las empresas realizan diariamente diferentes tipos de envíos en función de sus necesidades y del público objetivo. Según el tipo de emails, no siempre es la misma persona, ni siquiera el mismo equipo, quien se encarga de diseñarlos y enviarlos. Por ejemplo, una persona estará a cargo de la newsletter semanal y otra será responsable de los emails transaccionales de confirmación de compra. Como resultado, muchas personas dentro de la empresa deben trabajar en la misma cuenta y a veces la gestión de las campañas se hace bastante caótica.

Para evitar errores o situaciones incómodas, la mejor solución es crear subcuentas dedicadas a los diferentes tipos de envío. Si quieres ir aún más lejos, puedes incluso definir accesos y permisos personalizados para cada miembro del equipo en función de su perfil.

Mantén el control sobre tus plantillas de email

Para las empresas es fundamental mantener el control sobre la identidad de marca y editorial de sus plantillas emails, o proteger el contenido de ciertas secciones, como puede ser el pie de página de un email.

Por lo tanto, para garantizar que nadie pueda hacer cambios en el diseño y en la redacción de secciones específicas, recomiendo utilizar una solución de email que permite bloquearlas. Si además quieres asegurarte de que todas las plantillas enviadas han sido validadas por la persona adecuada, puedes configurar tu cuenta para evitar que los usuarios publiquen plantillas sin permiso. De esta manera, cada plantilla tendrá que ser validada por una persona específica antes de que pueda ser publicada.

Trabaja con varias personas en tiempo real

Bueno, ahora que ya has creado tus subcuentas, definido permisos para cada miembro de tu equipo y bloqueado el diseño/contenido de las secciones de tus plantillas, puedes empezar a trabajar tranquilamente con los miembros de tu equipo, o con personas externas, en la creación de tus emails. Para no no perder tiempo mientras esperas a que tu compañero acabe con su parte, busca un proveedor de email que te permita trabajar con varias personas a la vez y en tiempo real directamente en el editor de email. Así el proceso de creación de emails será mucho más ágil y sencillo.

Envío: Optimiza tu entregabilidad

Cuando hablo de entregabilidad, hago referencia a la tasa de emails que llegan a la bandeja de entrada de nuestros destinatarios, en lugar de la carpeta de spam. Para mejorar tu entregabilidad, es fundamental seguir las buenas prácticas del email recomendadas por los principales actores del sector.

Demuestra que eres un remitente legítimo

Existen varios protocolos de autenticación, como SPF y DKIM, que debes utilizar para demostrar a los ISP (proveedores de servicios de Internet) que tus envíos son legítimos.

El registro SPF (Sender Policy Framework) define los servidores que están autorizados para enviar emails con nuestro dominio y nos protege de la suplantación de la identidad de remitente. Por otro lado, el DKIM (DomainKeys Identified Mail) es como una firma única que va vinculada con nuestro dominio, que permite confirmar el origen del mensaje y asegurarse de que su contenido no ha sido manipulado durante el proceso.

Céntrate en la calidad de tus contactos más que en la cantidad

La calidad de tus listas de contactos tiene un impacto muy importante en tu entregabilidad. La razón es que los ISPs analizan cómo interactúan los destinatarios con los mensajes que llegan a su bandeja de entrada, por lo tanto, lo ideal es limitar al máximo el número de bajas y spam y aumentar las tasas de apertura y de clics.

Por esta razón, te recomiendo encarecidamente que no compres o alquiles listas de contactos de terceros, sino que optimices la calidad de tus listas recogiendo las direcciones de tus suscriptores con un sistema de doble opt-in.

Cuida el contenido de tus emails

En términos de contenido, hay varios elementos que activan las alarmas del ISP y pueden hacer que tus emails caigan en las carpetas de spam de tus destinatarios. Por eso hemos recopilado aquí algunos consejos a seguir para no ser confundidos con un spammer:

  • No utilices palabras en mayúsculas en el asunto o en el cuerpo de tus mensajes.
  • Evita en la medida de lo posible el uso de palabras frecuentemente identificadas por los filtros de spam como peligrosas, especialmente cuando se utilizan en la línea de asunto.
  • Asegúrate de que el asunto del email sea de entre 35 y 50 caracteres.
  • Incluye un enlace para darse de baja (obligatorio) en cada uno de tus mensajes.
  • Respeta la siguiente relación texto/imagen: 60% texto vs 40% imágenes.
  • Envía contenido relevante de acuerdo con las expectativas de tus destinatarios.

Seguimiento: Analiza y mejora tu rendimiento

El seguimiento y análisis del rendimiento de tus campañas debe ser un paso fundamental en tu estrategia de emailing si quieres seguir mejorando tus métricas. Aquí te explico las estadísticas a seguir, cómo analizarlas y, sobre todo, cómo puedes optimizarlas.

Las estadísticas «positivas»

Comencemos con las estadísticas básicas: las tasas de envío y entregabilidad. La tasa de envío es el porcentaje de emails que han salido del servidor de envío para llegar a tus destinatarios, mientras que la tasa de entregabilidad es el porcentaje de emails enviados que realmente han llegado al servidor de recepción. Generalmente, estas tasas deben estar entre el 95% y el 100%. Si no es así, es mejor comprobar que se estás aplicando todas las buenas prácticas relacionadas con la entregabilidad.

La tasa de apertura es el porcentaje de emails entregados que se han abierto al menos una vez. Esta es una buena manera de averiguar si tus destinatarios están interesados en leer tus mensajes. La media de la tasa de apertura varía de sector en sector, pero para tener una idea, un buen resultado suele estar entre el 15 y el 25%;  si tu estadística está por debajo de estas cifras, deberías revisar los elementos que más influyen en la apertura del mensaje, como la línea de asunto, el pre-encabezado y la dirección del remitente.

La tasa de clics es el porcentaje de emails abiertos cuyos destinatarios han hecho clic en los enlaces al menos una vez. Este dato te permite saber si tu contenido es lo suficientemente interesante como para animar a tus lectores a visitar tu sitio web. Al igual que con la tasa de apertura, la tasa de clics varía en función de tu sector, pero en general una buena tasa de clics está entre el 3 y el 8%. Si tus resultados están por debajo de estas tasas, debes revisar el diseño y la posición de tu CTA (botón). También te invito a comprobar que el contenido de tus emails es lo suficientemente relevante para tu público objetivo; por ejemplo, puedes enviar a tus destinatarios un cuestionario para recoger sus comentarios sobre tu contenido.

Las estadísticas «negativas»

La tasa de bajas es el porcentaje de destinatarios que han hecho clic en el enlace de cancelación de la suscripción en el email. Recuerda que es obligatorio añadir un enlace para darse de baja en cada una de tus campañas de email marketing. El índice de bajas nunca debe superar el 1,4%; si este es el caso, tendrás que analizar detenidamente cómo se añaden tus contactos a tus listas. En el contexto del RGPD, es esencial obtener el consentimiento claro y explícito de tus contactos para poder añadirlos a una lista y además debes poder probar que has obtenido dicho consentimiento.

La tasa de rebote es el porcentaje de emails que, a causa de un error, no han llegado a su destino (la bandeja de entrada de tu contacto). Hay que distinguir entre rebotes blandos o temporales (bandeja de entrada saturada, mensaje de ausencia de la oficina, etc.) y rebotes duros o permanentes (dominio no válido, servidor inexistente, etc.). La tasa de rebotes nunca debe exceder el 8%. Si este es el caso, te invito a utilizar herramientas dedicadas como Neverbounce para limpiar tus listas de contactos.

La tasa de spam es el porcentaje de destinatarios que han colocado el email en su bandeja de spam. Esta estadística es la que tiene el mayor impacto en tu entregabilidad, ya que una tasa de spam demasiado alta puede condenarte a ser considerado como spammer por un ISP. Esta tasa nunca debe superar el 0,08%. Si esto pasa, comprueba que tu enlace para darse de baja es visible y fácil de encontrar, ya que es posible que tus destinatarios te envíen a spam porque no pueden darse de baja fácilmente.

¡Oferta!

Diseño de sitio web profesional en WordPress + 12 meses de alojamiento especializado (SiteGround) por US $399.

QUIERO LA OFERTA

Colombia: 669.000 COP / México: 7.719 MXN / España: 355 €