La mejor lección de marketing de Steve Jobs que deberías conocer hoy

Las lecciones de marketing de Steve Jobs suelen ser un gran referente inclusive hoy en día. En mi caso cada tanto, cuando necesito inspiración, me paseo por algún vídeo, un artículo de blog o un .PDF donde se desmenuce un poco las enseñanzas marketinianas de Jobs. ¿Cuál es la mejor lección de Steve Jobs que he leído hasta ahora? De eso se trata este artículo.

Steve Jobs: icono, leyenda, disruptor.

Steve Jobs fue la columna vertebral de Apple. Sin él, Apple nunca habría existido, y mucho menos alcanzado las alturas que aún hoy tiene. En octubre de 2011, perdimos no solo a un fundador icónico y visionario, sino a un ser humano inspirador que cambió la forma en que miles de millones de personas hacen las cosas todos los días.
Mi propósito hoy no es lamentar la pérdida de una leyenda; la idea es celebrar sus logros y aprender de las lecciones revolucionarias que compartió.

Las tres palabras que cambiaron el marketing

En junio de 2011, Steve Jobs salió al escenario de la WWDC de Apple y pronunció su último discurso de apertura. En dicho discurso, repitió una sola frase que siempre ha sido una característica definitoria de los productos de Apple bajo su liderazgo:

«It just works.»

«Simplemente funciona».

En ese momento, se refería a iCloud y cómo los usuarios nunca tienen que interactuar con él. Funciona silenciosamente en segundo plano, las aplicaciones del teléfono interactúan con él por ti. No tienes que particionar nada, no tienes que asignar recursos, no tienes que contratar a un desarrollador para que lo configure por ti. Simplemente funciona.

Y aunque se refería a un único servicio de Apple, esta simple frase realmente se extiende más allá y en todos los productos de la compañía. Es una de las principales razones por las que tantas personas poseen varios productos Apple (incluyéndome por supuesto).

¿Por qué invertir $2.000 en una MacBook Pro cuando simplemente podrías gastar una cuarta parte de eso en una computadora portátil HP con especificaciones similares? Porque… simplemente funciona. Funciona con el iPhone en el que paso un promedio de tres horas al día (según mis informes semanales de tiempo de pantalla). Funciona con mi iPad. Funciona con el reloj Apple. Funciona con los AirPods Pro. Simplemente funciona.

Pero espera un minuto.

¿Por qué tengo todos estos dispositivos Apple en primer lugar? ¿Por qué no compré simplemente Android o PC o el equivalente de cada uno y me ahorré un montón de dinero en efectivo?

La respuesta a esa pregunta es realmente sencilla. Y tu respuesta probablemente sea similar a la mía.

Todo comenzó con un iPhone

Cuando llegó el momento de comprar un teléfono inteligente, naturalmente quería la opción «genial»: la que tenía un diseño y una interfaz elegantes, la que tenía una experiencia de usuario intuitiva, la que me había estado comiendo con mis amigos desde que salió. La elección obvia para mí fue un iPhone, el estándar de oro de los teléfonos inteligentes. Aunque, en la actualidad, es cierto, hay muchas opciones de gama alta muy buenas.

Y una vez que obtuve mi primer iPhone, di oficialmente mi primer paso en el ecosistema de Apple. Me convertí en el orgulloso propietario de un producto de Apple, un nuevo miembro del culto y un fiel seguidor de la empresa que encarnaba todo en lo que soñaba convertirme.

Y al igual que yo, una vez que tenía un iPhone, la decisión de comprar los otros dispositivos era probablemente igual de simple. ¿Comprar la computadora portátil que está completamente aislada de mi nuevo mejor amigo que vive en mi bolsillo? ¿O comprar la que habla y se sincroniza directamente con él? Incluso presenta muchos elementos de diseño similares, por lo que aplana la curva de aprendizaje. Que conveniente. ¿Qué son $1.500 extra de todos modos? ¿Correcto?.

Y cuando quería una tableta, obviamente quería un iPad. Se comunica con mi iPhone, después de todo. ¡Incluso descarga las versiones optimizadas para iPad de todas las aplicaciones de mi iPhone, automáticamente!
Y cuando llegue el momento de comprar un reloj inteligente, nuevamente, la elección será obvia: comprar el que se sincroniza con mi teléfono.

La mejor lección de marketing de Steve Jobs

En todos estos casos, mi decisión de compra estuvo fuertemente condicionada por la conveniencia. El mayor motivador de cada uno fue que simplemente funciona… con mi iPhone.

Y esa es la gran lección de marketing que podemos aprender de Steve Jobs: la conveniencia es la mejor estrategia de marketing. Facilita las cosas a tu cliente. Siempre que el valor percibido de esa conveniencia sea lo suficientemente alto, el precio de tu producto/servicio será simplemente un factor guía en el modelo que compran.

«Simplemente funciona» puede que solo se haya referido explícitamente al servicio en la nube ese día. Pero cuando das un paso atrás y miras todo lo que hizo Steve Jobs, es evidente que estas tres palabras fueron una brújula a la que recurrió una y otra vez para construir y comercializar los productos de Apple de gran éxito.

Y este simple concepto es la razón exacta por la que felizmente has comprado ocho dispositivos Apple diferentes. Cada una de esas compras fue impulsada por un simple mantra:

«It just works.»… Simplemente funciona.

Steve Jobs presentando iCloud en 2011.

Suscribe tu correo y recibe cada martes mi contenido en tu buzón.