Por qué el hábito de escribir diariamente mejora tu vida

Creo que son varios, pero el hábito de escribir diariamente es uno de los más importantes en mi vida profesional.

Sin lugar a dudas, escribir todos los días me ha traído muchas cosas buenas: proyección profesional, la posibilidad de colaborar y conectar con otros profesionales y, lo que es más importante, la capacidad de compartir conocimiento, contigo que me lees hoy.

Siempre he tenido la inquietud por escribir. Honestamente, no he estudiado para ello, básicamente ha sido la práctica recurrente. Claro, hay un factor clave. La tecnología facilita mucho tener un blog, por ejemplo. Organizar las ideas, convertirlas en texto y publicarlas en línea realmente no requiere mayor esfuerzo, aunque sí mucha disciplina. Sin embargo juzgo que el motor de fondo es la pasión. Pero… ¿por qué deberías cultivar el hábito de escribir diariamente?.

5 razones para escribir todos los días

1. Mejor autodisciplina

Vivir una vida de placer es simple. Todo el mundo puede tener Netflix y relajarse. Es fácil «pasar el rato» todo el tiempo. Pero esas cosas fáciles no te darán satisfacción interior. La razón por la que no hacemos nada útil con nuestro precioso tiempo es que carecemos de autodisciplina. Pero cuando escribes todos los días, fortaleces tu disciplina. Es como entrenarte en un «Dōjō». Con el tiempo, usarás esa mejor autodisciplina para alcanzar, prácticamente, cualquier cosa en la vida.

2. Mejorar tu competencia de persuasión

Escribir no es más que persuadir al lector con palabras. Pero las herramientas son limitadas: solo puedes usar palabras para contar una historia. Y cuando escribes para ti mismo, intentas convencerte de tus propios pensamientos. Así que cuanto más escribes, mejor te vuelves en la persuasión.

3. Cultivar el ser interior.

Nada te ayudará a conocerte más que traducir tus pensamientos en palabras. Cuando te obligas a escribir todos los días, automáticamente te vuelves más consciente de tus pensamientos. En ese momento tu SER interior tiene una oportunidad de oro para expresarse a plenitud. En general todas las expresiones artísticas lo permiten. Ser consciente de tu SER interior es una habilidades muy importante para acompañar el éxito profesional.

4. Mejorar toma de decisiones

Con demasiada frecuencia, hacemos algo sin entender completamente por qué lo hacemos. Piénsalo. ¿Con qué frecuencia respondes «No sé» cuando alguien te pregunta «¿Por qué hiciste eso?». Esa es la señal de un pensamiento débil. Claro, no lo sabemos todo. Pero debemos ser conscientes de eso también. Declarar «no sé» de forma consciente abre el espacio para aprender o para la reflexión. Entonces, si escribes sobre tu proceso de toma decisiones muy probablemente el «por qué» surja y podrás verlo claramente.

Ver el poder de la composición en acción.

Cuando haces algo todos los días, no notas ninguna diferencia en ese momento. Quizá pienses: «¿Dónde están los beneficios de esto?». Pero cuando sigues haciéndolo durante mucho tiempo, los efectos positivos aumentan. Escribir todos los días demostrará el poder de la composición como muy pocas otras cosas pueden hacerlo.

Siendo honesto, hay muchos otros beneficios de escribir todos los días. Por ejemplo, es genial para reflexionar, para lidiar con la ansiedad o generar nuevas ideas. Además de eso, puedes usar la escritura para inspirar a otros o lograr tus objetivos.

Hasta aquí quizá te parezcan buenas razones. Pero, ¿cómo alcanzar el hábito de escribir diariamente?

Te comparto cuatro acciones para hacerlo:

1. Leer y estudiar

Comienza «robando» los estilos de escritura de otras personas. Es una estrategia que aprendí de Austin Kleon. Robar es una forma efectiva de desarrollar tu propio estilo. Además, cuando puedes robar ideas, nunca puedes usar la excusa de: «No tengo ninguna inspiración». Pero toma el oficio de escribir en serio. Estudia todo lo que puedas leyendo libros y tomando cursos/talleres.

2. Establece un recordatorio diario para escribir

Nada es más importante para un escritor/blogger que tener una rutina. Primero, piensa en qué hora es la mejor para escribir. ¿Por la mañana o por la tarde? ¿Antes/después de que los niños estén despiertos? Luego, establece un recordatorio diario en tu teléfono: cuando lo veas, siéntate y escribe.

3. Ajusta la barra baja

Tu objetivo es escribir una sola oración verdadera. Solo una. La belleza de ese objetivo es que la primera oración que surge en tu mente es siempre la más genuina de todas. Así que nunca digas que tu forma de escribir apesta. Evita apuntar a metas como: «Quiero escribir 1000 palabras por día». Eso es demasiado absoluto y ambicioso al inicio. Mi recomendación es que vayas oración tras oración. Primero una, luego lo demás.

4. Elimina las distracciones

Hay muchas distracciones en la vida digital diaria. Cuéntale a las personas que te rodean sobre tu hábito diario de escribir. Pídeles que no te molesten durante el tiempo en que estás escribiendo. Por ejemplo, puedes bloquear 3 horas todas las mañanas. Durante ese tiempo, pon el teléfono en modo «No molestar», no atiendas llamadas y no respondas mensajes, solo escribe. Si trabajas desde casa, es vital que tu familia e hijos lo sepan, para que no te molesten durante ese tiempo.

Seguro hay muchos consejos más. Para mí el más importante es: ¡Empieza!.

Y he aquí algo más. El demonio está en los detalles. Todos podemos escribir por un día, o dos o tres. Pero hay muy pocas personas que escriben constantemente durante años. Pero necesitas escribir durante mucho tiempo para ver los beneficios reales.

Así que empieza y ¡sigue adelante!.

Consultor en Estrategias de Inbound Marketing y Comunicación Digital. Diseñador Web, especializado en Usabilidad y UXp. Coach Ontológico Profesional certificado. Director de Mauna Media.