¿Qué son los NFT? ¿Cómo funcionan? y una infografía con el mapa de su ecosistema

Hoy queremos decirte qué son los NFT y cómo funcionan. Vamos a ello!

A medida que miramos hacia la próxima generación de conexión digital, están surgiendo nuevos tipos de conectividad y utilidades, que brindarán más formas para que los creadores amplíen sus horizontes y establezcan una conexión mucho más directa con consumidores, fanáticos, artistas y más.

El mayor cambio a largo plazo en este sentido es el metaverso. En el que Facebook se centró principalmente con su cambio de nombre corporativo en octubre de 2021. Lo que provocó un impulso completamente nuevo hacia esta próxima etapa digital. Sin embargo, incluso antes del anuncio de Facebook, se estaban sembrando las semillas de la próxima plataforma de conexión, con un número creciente de inversores, asesores y evangelistas que promocionan la promesa de la descentralización y las oportunidades que ofrecen tecnologías como las criptomonedas, los libros de contabilidad basados en Blockchain, la Realidad Aumentada (AR) y la Realidad Virtual (VR). A todo a punta a que será una nueva etapa.

Quizá el elemento más «top of mind» de esto, al menos en este momento, son los NFT, o «tokens no fungibles», que se pueden aplicar a una amplia gama de productos y servicios, pero que están vinculados principalmente al arte digital, y en particular, imágenes de perfil digitales en redes sociales (PFP). Pero…

¿Qué son los NFT?

Primero, ¿qué son los bienes no fungibles?

Para entender el concepto de los NFT (Non Fungible Tokens), primero tenemos que saber y entender que en el sistema jurídico de un país, pueden existir bienes fungibles y bienes no fungibles. Los bienes fungibles son los que pueden intercambiarse, teniendo un valor en función de su número, medida o peso. Y los bienes no fungibles son los que no son sustituibles.

Un ejemplo de bienes fungibles es el dinero. Si tienes un billete de 20 dólares, este es un bien fungible, ya que lo puedes intercambiar sin problemas por otro billete de 20 dólares, no pierde valor y es exactamente igual. Además, este billete se consume cuando lo utilizas.

Por otro lado, un ejemplo de bien no fungible sería una obra de arte. Si tienes un cuadro en casa, este no se consume al utilizarse y tampoco puede ser sustituido por otro cuadro. Una obra de arte no es equivalente a otra, y por lo tanto, no se pueden simplemente intercambiar como pasa con un billete de 20 dólares.

Entonces los NFT son…

Bienes NO Fungibles. Para ser exactos, las siglas de NFT significan Non -Fungible Token, o un token no fungible. Los tokens son unidades de valor que se asignan a un modelo de negocio, como por ejemplo: las criptomonedas. Los NFT tienen una relación estrecha con las criptomonedas, al menos tecnológicamente. Aunque son opuestos, ya que un Bitcoin es un bien fungible, y un NFT es un bien no fungible, en esencia, son como las dos caras de una moneda tecnológica.

Para entenderlo bien, puedes pensar en las criptomonedas como una reserva de valor, algo parecido al oro. Puedes comprar y vender oro, y cuando el número de compradores aumenta…. el precio sube, baja cuando este número de compradores disminuye.

Pero el oro al final es oro. Y puedes cambiar una pepita por otra sin problema alguno. Sin embargo, hay otros bienes hechos en oro que tienen también un valor, pero son únicos, y ese hecho marca la diferencia, les da otro tipo de valor. Al igual que ese valor hecho con oro o una obra de arte, los NFT son activos únicos que no se pueden modificar ni intercambiar por otro que tenga el mismo valor, ya que no hay dos NFT que sean equivalentes. De la misma forma que no hay dos cuadros iguales.

Los NFT y el arte

Entonces, puedes pensar en un NFT como una gran obra de arte. Como el Guernica, de Picasso. Solo hay uno y se encuentra en una galería de arte concreta. Si la quieres, solo puedes comprar el original en el caso de que estuviera a la venta. También podrías hacerte con una copia, pero tendría otro valor, ya que no sería el original. Pues eso exactamente es lo que hace el NFT, pero de forma digital.

Visto de otra forma, un NFT sería como una obra de arte única, por ejemplo, El David de Miguel Ángel, solo hay uno y está en la Galería de la Academia de Florencia; si alguien quisiese tener ese David en concreto, debería comprarlo (si estuviese a la venta) o hacerse con una copia, en cuyo caso, ya no estaríamos hablando del original, que es lo que dota de valor a la escultura.

Lo que es original o único es lo que tiene valor. Los NFT suelen estar adjuntos a algunas obras o ilustraciones digitales. Su precio, es realmente el que la gente le quiera dar, y ahora que están en un pico de popularidad, podemos encontrarnos con que hay personas que pagan 260.000 euros por el dibujo de una roca adjunto a un NFT.

¿Cómo funcionan los NFT?

Lo hacen a través de la tecnología blockchain o de cadena de bloques. La misma tecnología de las criptomonedas, que funcionan mediante una red de ordenadores descentralizada, con bloques o nodos enlazados y asegurados usando criptografía. ¿Bastante técnico esto no? Cada bloque enlaza a un bloque previo, así como una fecha y datos de transacciones, y por diseño son resistentes a la modificación de datos.

A los NFT, se les asigna una especie de certificado digital de autenticidad. Una serie de metadatos que no se pueden modificar. En estos metadatos se garantiza la autenticidad, se registra el valor de partida y todas las adquisiciones o transacciones que se hayan hecho, y también a su autor.

Esto quiere decir, que si compras un contenido digital que tiene un NFT, en todo momento siempre habrá constancia del primer valor que tenía, y de por cuánto has hecho la compra. Es como cuando compras una pieza de arte y se lleva un registro de por dónde se mueve.

En general, la mayoría de los «tokens» o NFT suelen estar basados en los estándares de la red Ethereum y de su cadena de bloques. Gracias a utilizar una tecnología conocida y popular, es sencillo operar con ellos para comprarlos y venderlos utilizando determinados monederos que también trabajan con Ethereum. Sin embargo, recuerda que estamos hablando de obras únicas, por lo que no hay una compraventa activa como en las monedas digitales.

El auge de los Tokens No Fungibles

El movimiento NFT se ha convertido ahora en un elemento de crecimiento clave, de lo que será el mundo digital más allá de las redes sociales. Y aunque hay muchos escépticos y muchas preguntas sobre la viabilidad y el valor a largo plazo de estas obras de arte digital, el crecimiento de los NFT es innegable. Muchos más con Twitter, Instagram y Facebook, todos explorando nuevas formas de integrar directamente el arte y la propiedad de los NFT en sus aplicaciones.

Si llegaste a este punto del artículo y aún te cuesta comprender el concepto de los NFT, quizá esta infografía a continuación es para ti. El equipo de Visual Capitalist se asoció recientemente con Next Decentrum para brindar esta descripción general de los NFT y el espacio de arte que está emergiendo en esta nueva frontera digital.

Esperamos que además te sirva para planificar compras o realización de contratos de propiedades digitales.

NFT Infografía

Suscribe tu correo gratis y recibe mi contenido de valor en tu buzón cada martes (o casi todos los martes).



(*) Campo requerido. Al suscribirte autorizas el envío de correos.