Cómo crear un curso por correo electrónico para convertir clientes potenciales en estudiantes pagadores

Con seguridad ya conoces el correo electrónico y los cursos en línea. Pero, ¿conoces los cursos por correo electrónico? El concepto parece lo suficientemente simple, una versión más corta de tu curso que se entrega por correo electrónico, pero el impacto de un curso por correo electrónico, cuando se hace correctamente, es mucho mayor de lo que puedas pensar.

En este artículo, te guiaremos a través de lo que es un curso por correo electrónico, por qué es importante y te mostraremos cómo puedes crear el tuyo propio para construir una lista de correo electrónico llena de personas que están preparadas para comprar tu formación.

La pregunta del millón de dólares: ¿Por qué un curso por correo electrónico?

Brennan Dunn de Double Your Freelancing dice: «Un curso por correo electrónico es solo un auto-responder, en una serie de correos electrónicos que se envían durante un período de tiempo». Y eso es cierto. Pero un curso por correo electrónico es mucho más que eso. También enseña algo real, necesario y relacionado con tu área de formación, entregando lecciones a través de una serie de emails generados automáticamente.

En la imagen a continuación, observa como Nat Eliason y Justin Mares de Programming for Marketers, me enviaron correos electrónicos diarios durante una semana para entregar su contenido.

curso por correo electrónico

Cada uno de esos correos electrónicos contiene una mini-lección y al final de la serie, se les dio a los suscriptores una invitación para unirse al curso completo Programming for Marketers. Esto algo aplicable prácticamente a cualquier temática.

Creando impacto.

Entonces, ¿qué pueden hacer exactamente los cursos por correo electrónico para tu negocio? Bueno, en realidad, mucho. Los cursos por correo electrónico pueden:

1. Recolectar direcciones de correo electrónico

Seguro lo has leído antes, pero tu lista de correo electrónico puede ser la columna vertebral de tu negocio. Lanzas tu curso y ganas dinero enviando emails a tu lista acerca de tu curso. Cuanto más grande sea tu lista, mayor será el número de clientes potenciales.

Ofrecer un curso gratuito por correo electrónico es exactamente el tipo de imán de clientes potenciales (también conocido como opt-in o regalo gratis) que atrae a nuevos suscriptores, que también son los suscriptores correctos.

Pero, ¿por qué son estas las personas adecuadas? Es sencillo, la audiencia está cualificada. Son personas que quieren un curso, quieren aprender y quieren aprender lo que tú enseñas. Naturalmente, querrás hacer tu curso por correo electrónico de un tema relacionado con ese curso completo que ya has creado, pero lo comentaremos más adelante.

Llévalos adelante

Debido a que estás creciendo rápidamente tu lista de personas adecuadas, a menudo nos referimos a un curso por correo electrónico como el imán de clientes potenciales perfecto.

Echa un vistazo a esta lista de verificación para ese «imán de clientes potenciales perfecto».

  • ¿Realmente lo desea tu público objetivo?
  • ¿Puede proporcionar un resultado tangible y gratificación instantánea?
  • ¿Hay valor real y percibido?
  • ¿Resuelve un problema específico?
  • ¿Te establece como una figura de autoridad confiable?
  • ¿Comunicas tus beneficios a través de un titular impulsado por resultados?

2. Establecer una relación de confianza

Aunque no lo parezca, a menudo vender un curso en línea es comparable con vender frutas en un mercado de agricultores. Excepto que… no estás en un mercado de agricultores. Lo que queremos decir es que tienes que darle a las personas una forma de verte en tu puesto, probar el producto y confiar en ti antes de que compren.

Y un curso por correo electrónico hace todas estas cosas. Tu curso por correo electrónico es una buena degustación de tu producto. No es suficiente para ser una comida completa, pero sí para emocionar, para despertar los sentidos, en especial el interés. Cuando creas tu curso, debes regalar contenido valioso, lo mejor de lo mejor, para que las personas sepan exactamente lo que están obteniendo de ti.

Hola, mi nombre es…

Tu curso por correo electrónico también debe presentarte como una autoridad de la que los estudiantes quieren aprender. Debe ejemplificar tu estilo de enseñanza y mostrar por qué las personas pueden querer elegirte a ti en lugar de otro sensei. También destaca tu autoridad en el tema, tu riqueza de conocimiento y lo que tienes para ofrecer.

Recuerda: no tienes que ser un experto en cada aspecto de tu tema, siempre y cuando puedas demostrar que conoces y puedes enseñar el tema en cuestión.

3. Generar demanda para tu producto

A medida que los estudiantes avanzan en tu curso por correo electrónico, se darán cuenta cada vez más del tema de tu capacitación y de lo que aún no saben, pero desean aprender. Esto generará más demanda para tu curso completo.

Muchos profesionales en la actualidad, utilizan las mismas técnicas en sus seminarios web antes de presentar su oferta para que alguien compre un curso completo.

4. Ahorrar tiempo

Todo esto tomará tiempo para crearlo. Pero, por la cantidad de suscriptores que tienes el potencial de obtener y la tasa a la que se convierten, es un buen margen.

Hay un par de maneras de aprovechar el contenido existente que tienes para convertirlo en un excelente curso por correo electrónico. Por ejemplo, tal vez tengas un artículo de blog sustancioso que puedas reutilizar, o puedes tomar la primera sección de tu curso completo y convertirlo en ese potente imán de clientes potenciales.

Entregar fragmentos más pequeños de contenido valioso te dará tiempo para enfocarte en el desarrollo de tu contenido del curso mientras sigues nutriendo tu negocio.

La anatomía de un curso por correo electrónico

Crear y lanzar un curso por correo electrónico exitoso no tiene que ser complicado. A continuación, con estos cinco pasos, te mostraremos cómo acotar tu tema, planificar tus correos electrónicos y llegar al período de ventas.

Paso 1: Decidir qué enseñar

Antes de crear cualquier cosa, primero decide qué enseñar. Naturalmente, querrás elegir un tema que ofrezca valor, que muestre tus habilidades de enseñanza/profesionales y que también genere demanda para un curso completo o tus servicios.

Digamos por ejemplo que tu curso completo se titula «Planificando un viaje a Italia». Puedes tomar la primera sección del curso «Cómo empacar para Europa» o «Los mejores lugares para viajar en Italia» para reutilizarla como tu curso por email.

Ambas ideas son valiosas por sí mismas, pero también generan demanda para un curso más grande sobre un viaje completo a Italia. Has atraído a tu público objetivo, solucionado puntos problemáticos y generado demanda para saber cómo planificar un viaje a Italia.

Paso 2: Dale estructura a tu curso por correo electrónico

La mayoría de los cursos por correo electrónico se envían durante una o dos semanas. Pero la clave es enviar el contenido lo suficientemente rápido y consistentemente para «calentar» a los nuevos clientes potenciales. Esto permitirá que ellos sepan quién eres y qué haces lo suficientemente rápido para que se mantengan intrigados.

Solo recuerda la proporción ideal: Mantén los correos electrónicos espaciados y con suficiente valor. Esto solo aumenta el deseo por tu curso completo aún más.

Brennan Dunn da un consejo realmente poderoso cuando habla del tiempo de «digestión» del correo electrónico. Al espaciar tu curso, considera cuánto tiempo puede llevar a alguien completar las tareas. Si no es algo de un día, opta por un curso más largo en lugar de uno corto.

No olvides que el curso es una oportunidad para convertir a los clientes potenciales de tu embudo en suscriptores, emocionados y listos para comprar tu curso/producto o servicio. Puedes lograr esto vendiendo primero a los lectores tu idea. Muévelos a través de un contenido valioso que construya confianza en ti y en la demanda, y luego utiliza los últimos correos electrónicos para proporcionar la solución.

Ejemplo #1 de una estructura de curso por correo electrónico:

  • Confirmación: Confirma la inscripción en tu curso por correo electrónico
  • Correo de bienvenida: Informa a las personas lo que recibirán y por qué es importante (vende la idea de tu curso y la transformación)
  • Correo electrónico 1: Contenido
  • Correo electrónico 2: Contenido
  • Correo electrónico 3: Contenido
  • Correo electrónico 4: Vende directamente tu curso
  • Correo electrónico 5: Menciona nuevamente tu curso y dónde las personas pueden contactarte.

Ejemplo #2 de una estructura de curso por correo electrónico:

  • Confirmación: Confirma la inscripción en tu curso por correo electrónico
  • Correo de bienvenida: Avisa a la gente qué van a recibir y por qué es importante, además de dar un adelanto de lo que viene a continuación
  • Correo 1: Contenido
  • Correo 2: Contenido
  • Correo 3: Contenido
  • Correo 4: Contenido
  • Correo 5: Contenido
  • Correo 6: Venta dura de tu curso
  • Correo 7: Menciona tu curso de nuevo + invita a la gente a unirse a una página de comunidad o grupo de Facebook que tú administres.

Es posible vender un curso dentro de este curso gratuito, pero no todos los cursos por correo electrónico lo hacen. Algunos hacen seguimiento al día siguiente de que se cierra el curso por correo electrónico con una venta agresiva para unirse a una formación en línea. La verdad, hay mucho margen para personalizar esta experiencia para tu audiencia.

Sobre todo, si construyes confianza con ellos y proporcionas un valor real desde el principio, es más probable que hagan una inversión monetaria en el futuro.

Paso 3: Crea el contenido para tu curso por correo electrónico

Ya conoces el dicho «reducir y reutilizar». Sin duda esto aplica a más que solo a tus hábitos ecológicos. Reducir tu trabajo y reutilizar tu contenido es estratégico para los cursos por correo electrónico.

Si tienes contenido…

Reutiliza tus publicaciones de blog para ayudar a crear tu curso por correo electrónico. Si hay publicaciones de blog específicas que han tenido un buen desempeño, concéntrate en esta información en tu curso por correo electrónico. Por ejemplo, toma tus cinco publicaciones de blog más populares y conviértelas en tu curso por correo electrónico. Luego, profundiza durante tu curso completo.

Si no tienes contenido…

Créalo utilizando el consejo anterior sobre lo que genera confianza al dar valor y genera demanda.

Algunos profesionales del email marketing, sugieren cinco correos con 1,000 palabras de contenido. Sin embargo, lo que realmente importa es adaptar esta experiencia a tu audiencia. Escribe tanto como sea necesario para llevar a tu audiencia hacia el objetivo final.

Recuerda: Conoce cuánto acompañamiento necesitará tu audiencia y bríndales exactamente lo que desean.

Paso 4: Automatiza tu flujo de trabajo

Un curso por correo electrónico depende de un elemento clave: la automatización. Cuando un nuevo lector encuentra tu contenido, puede inscribirse y solicitar tu curso y obtenerlo automáticamente.

Este tipo de gratificación instantánea marca la diferencia. Cuando las personas obtienen algo que quieren al instante, reciben una dosis de dopamina digital. Para los posibles clientes, esto ayuda a crear una sensación inmediata de valor.

Para crear una experiencia positiva para tus nuevos clientes potenciales, configura tus auto-respondedores. Puedes hacer esto, por ejemplo, con Mailrelay una herramienta potente para crear automatizaciones de emails. Y que, además no requiere que tengas conocimientos técnicos para hacerlo.

Paso 5: Realiza la venta

Por mucho que un curso por correo electrónico se centre en el valor, eventualmente en él querrás realizar la venta. Eso significa pensar en cómo llevar a las personas desde el interés hasta el gran interés a lo largo de tu serie de emails.

¿Recuerdas cómo dijimos que primero necesitas venderle a la gente la idea de tu curso? Puedes hacerlo en tu primer correo electrónico.

Después de enviar la confirmación automática de inscripción, envía un correo electrónico de bienvenida que comience a presentar tu tema y por qué puedes ayudarle.

También querrás promocionar tu curso completo dentro de tu curso por correo electrónico. Puedes hacerlo mencionándolo al final del flujo o enviando un correo electrónico al día siguiente de que el curso por correo electrónico haya terminado.

Consejo profesional: Si lo estás mencionando en el curso por correo electrónico, intégralo de manera natural en el segundo email antes del último y agrega un bono de acción rápida, algo que alguien solo puede obtener ahora si «compra aquí», para crear un sentido de urgencia.

Recuerda: los cursos por correo electrónico tienden a convertir muy bien, por lo que un porcentaje más alto de lo normal de tu lista comprará que si solo hubieras hecho un sorteo o una oferta de descuento.

Ahora te toca a ti.

¿Qué te han parecido los pasos a seguir? Si te parecen correctos, entonces estarás listo para configurar tu curso por correo electrónico, hacer la promoción y difundir tu formación gratuita. Puedes comenzar vinculándolo a la página principal de tu blog, ya que es una manera rápida de recolectar direcciones de correo electrónico de cualquier nuevo lead que lo visite.

También puedes hacer una campaña en las redes sociales a través de Instagram Live, TikTok, Twitter y Facebook.

Recuerda:

Planificar varios caminos o rutas ideales que los miembros de tu audiencia pueden seguir hasta llegar a la página de inicio de tu desafío de correo electrónico gratuito. ¿Se enterarán de ello durante tu taller en línea? ¿Verán un anuncio de Facebook? ¿Recibirán un enlace en un correo electrónico? ¿Escribirás múltiples publicaciones de blog sobre el tema y les dirás a tu audiencia que «hagan clic aquí para un desafío por correo electrónico que profundiza en esto» o algo por el estilo?

Al final del día, desarrollar varias opciones de embudo para atraer estudiantes y posibles clientes a tu curso es la forma ideal de hacer crecer tu lista y preparar a tu audiencia. Y por supuesto, mejorar la conversión.