Mucho se ha escrito en los últimos años sobre el auge del Social Media y como en esta nueva cultura conectada de 7x24x365 nuestras profesiones digitales dejan atrás el ya clásico trabajo “de 8 a 5”. Se por experiencia propia que los medios sociales no serían viables sin gente, sin la ardua labor de profesionales que se dedican a mantener viva la presencia digital de cualquier proyecto. Y eso trae consigo una gran carga de horas de trabajo y actividades a realizar.

Reflexionando sobre esto quiero compartir en este artículo algunas prácticas y hábitos que –en este caso– un Social Media Manager pudiera adoptar para no caer frente al computador víctima de karoshi y continuar disfrutando el apasionante mundo de los canales sociales con mayor efectividad.

Social Media Manager Efectivo
Foto: Vitale Digital Media Lab

Social Media Manager: 7 hábitos para aumentar la efectividad.

  1. Escuchar atentamente lo que dicen las personas de tu marca.

    Probablemente ya lo haces –y que bueno–, porque esta actividad es sin duda lo más importante que necesitas saber día a día, cada minuto. Esto te brinda una dirección clara, te ayuda a decidir lo que necesitas hacer para transformar las menciones sociales en una conversación positiva sobre la marca. Las herramientas de monitoreo te ayudarán a realizar el análisis digital y mantener claramente sobre el tablero estratégico todos los elementos para tomar decisiones en tu despliegue comunicacional o de marketing.

  2. Conocer al detalle las métricas.

    Números, números, números, esto es también el día a día de un Social Media Manager, es lo que se esconde detrás del éxito de una campaña. Se consciente de los objetivos que deseas alcanzar, conoce las métricas de compromiso (engagement), los nuevos seguidores, el CTR de tu sitio, el retorno de la inversión publicitaria, y pregúntate si el social media está siendo relevante. Suma el análisis individual de cada red social junto a todas las herramientas de monitoreo que poseas, para buscar la fotografía más detallada y amplia posible de lo que sucede a través de los canales.

  3. Observar el vecindario.

    Es cierto, el día a día nos consume y con frecuencia es difícil quitar la mirada de nuestros propios canales y ver lo que otros están haciendo. Pero hacer seguimiento y análisis de tu competencia es una importante actividad dentro de todos los “to-do” que tiene una equipo de Social Media. Quizá estas prácticas (en inglés) para hacer un análisis de tu competencia puedan ayudarte a poner orden y claridad. También es bien relevante hacer seguimiento de lo más reciente en tu sector y hacerte cargo de esto desde tus canales sociales.

  4. Conectar con nuevas personas.

    El Social Media Manager puede dejarse seducir por el lado oscuro y olvidarse de continuar expandiendo la comunidad. Toca parar un poco la vorágine y ver no sólo el bosque, detenerse en el servicio y en el acercarse. Identificar a quienes influyen en los canales sociales y llegar a ellos. Comprender lo que no esté funcionando en el negocio para las personas y buscar la solución. Conocer qué día cumple años un fan de tu marca o un logro reciente en su perfil de LinkedIn, son datos valiosos que pueden servirte para conectar con las personas y a los que ya tienes acceso. Simplemente dar las gracias, hará la diferencia para que tus seguidores se sientan especiales, con el tiempo se devolverá todo en el tan ansiado “boca a boca” digital.

  5. Compartir la satisfacción de las personas de tu comunidad

    Diariamente contar la historia de alguien que está feliz con el servicio o el producto en tus canales sociales. Y esto debería formar parte importante de tu calendario de contenido. Una fotografía, un post en tu blog, un vídeo que recoja la historia del cliente leal y destacarlo. Etiquetando al cliente compruebas ante el público, la autenticidad de la historia que estás compartiendo. Al final estarás aumentando la visibilidad de tu marca.

  6. Seguir lo que ocurre en atención al cliente.

    Si tu marca tiene un equipo de atención al cliente a través de redes sociales, como Social Media Manager debes tener conocimiento de lo que ocurre en esa área. Esto es un arduo trabajo, pero estratégico para el negocio. Siempre puede existir una queja, son inevitables. Lo que sí podemos evitar es que se conviertan en una crisis online. Si ves que no hay respuesta del equipo en el lapso de una hora a una posible consulta o queja, debes intervenir para ayudar a resolver. La prioridad es mantener a los clientes o miembros de tu comunidad felices y ofrecer soluciones.

  7. Planificar tu contenido.

    Eres un Social Media Manager –no un bombero–. Deja de apagar incendios y construye una sólida estrategia de contenidos que puedas utilizar en futuras publicaciones. Es recomendable tener siempre al menos una semana de contenido adelantada. No permitas que el día a día supere la calidad del trabajo, esto requiere disciplina, estructura y una búsqueda constante por la excelencia. Recuerdo a una querida profesora que a eso lo llama “rigor metodológico digital”. 🙂

¿Conoces algún otro hábito que puede servir en el día a día de un Social Media Manager? Si es así por favor deja tu comentario para conocerlo.

Sígueme en Twitter: @JESUSMACEIRA

Social Media Manager altamente efectivo ¿Cómo serlo?