Comenzar a escribir en tu blog es un pequeño desafío. Por mi parte, aprender contínuamente y actualizar lo aprendido se me hace más fácil cuando lo comparto con otros, esa es una de las razones principales por las que me ocupo –en la medida que puedo– de escribir aquí. Tengo varios años haciéndolo y justo en estos días redactaba para un cliente su «primer artículo» y me daba cuenta que siempre comenzar representa un reto, a pesar de la experiencia previa, a veces nos perdemos un poco al inicio.

Con esto en mente es que hoy quiero compartir el resumen de 4 consejos para comenzar a escribir en tu blog si eres un principiante o una empresa que recién se lanza a esto de hacer «blogging», hay mucho ciertamente en juego, pero estos cuatro puntos quizá te sean de ayuda.

Comenzar a escribir en tu blog

Al comenzar a escribir en tu blog ¿Qué es lo importante?

No intentes sonar como alguien más

Probablemente a esta altura de la vida digital has leído un montón de artículos en blogs y cuanto medio existe en Internet, y ahora que abriste tu propio sitio web, quieres compartir tus pensamientos sobre uno de esos temas que te apasionan. Un error frecuente de quienes comenzamos en esto es intentar adoptar el tono o la voz de otra persona. No lo hagas. En lugar de eso, es sencillo, sé tú mismo y escribe con la forma en que hablas tú y nadie más. Claro está que implica el riguroso arte de escribir bien, pero si lo haces con tu propia voz estarás desde ese mismo momento colocando tu huella, irrepetible y única. Tus lectores podrán inclusive conocerte a través de lo que escribes y del cómo.

No te quedes atrapado en la edición

La mayoría de los bloggers, incluso los mejores del mundo, fueron terribles cuando empezaron. Comenzar a escribir tu blog te permitirá ir mejorando en la medida que avanzas con la práctica, obvio ¿no?, esto requiere práctica. El blogging es como cualquier otra competencia en el ser humano, necesita de práctica contínua para alcanzar la meta. Me ha pasado que he re-leído artículos propios escritos hace 3, 4 o 5 años atrás y… digo guao! lo cambiaría todo… es la brecha que podemos observar cuando hemos mejorado nuestra propia práctica al hacer algo.

Hace tiempo aprendí que «lo perfecto es enemigo de lo bueno». Muchas personas que conozco quieren comenzar a tener un blog, pero –además de la disciplina que conlleva– no terminan animándose porque no se consideran «lo suficientemente buenas» o juzgan que lo que escriben no servirá a nadie. Ni hablar que las empresas subestiman el poder de un buen contenido. Mi respuesta suele ser: dedícate a hacer. Sólo haciendo podrás dar ese primer paso.

Si te preocupa «cómo queda tu post» una sugerencia es que lo leas en voz alta, escúchalo cómo suena al leerlo, entonces podrás editar allí donde haya algo raro o mejorable. Cuando editas tus textos en la pantalla, solemos leer lo que queríamos decir, no lo que realmente escribimos. Leer un artículo en voz alta te ayudará a identificar un número de cosas que no te das cuenta cuando estás intentando editar/pensar sobre la pantalla. Una vez que edites, corrijas etc. publica, quizá no ganarás muchos lectores en el primer post, esto es un tema que lleva tiempo y constancia, es una carrera de largo aliento que creeme se devolverá sólo luego de esto. Pase lo que pase, sigue escribiendo.

No te enganches con lo que la gente pueda pensar

¿Con qué frecuencia recuerdas el nombre y el rostro de la persona a la que sueles leer? Si esa persona que lees regularmente te encanta su estilo o el tipo de contenido que publica es más probable que lo recuerdes. Pero piensa en esos otros tantos artículos que has leído por allí. ¿Recuerdas cada nombre y cada rostro? A menos que tengas una memoria fotográfica, es muy probable que no lo hagas. Así que no entres en pánico al comenzar a escribir en tu blog, si tus primeros posts no son muy «populares», simplemente pon foco en la calidad del contenido que estás redactando, en el valor que puedes agregar con esas palabras o imágenes que estás conjugando para que a otra persona le sirva. Aquí es donde tienes que dejar de lado al ego y pensar en tu lector, podría decirse que es una forma de legitimar a quien te lee, de darle cariño. 🙂

A los desagradables, no les respondas

¿Conoces a esas personas que son increíblemente desagradables? Bien, aunque en mi caso particular –la verdad sea dicha– nunca he sido «trolleado» en mis blogs, lo ampliamente recomendado por otros bloggers a los que leo con frecuencia es que a los «desagradables» hay que aplicarles la ley del hielo, algo muy básico la verdad. En algunos casos inclusive no hace falta tener el campo de comentarios habilitado en el blog (en WordPress esto es muy sencillo de controlar), tanto para evitar a los personas como bots indeseables. La lógica de este principio es que para conversar existen plataformas como Twitter o Facebook, la verdad hay demasiadas plataformas digitales para conversar.

En cualquier caso, lo ideal es compartir y conversar con quienes están dispuestos a retroalimentar valor, para diatribas, acosos o pérdida de tiempo en general pues no. Sólo sigue avanzando con tu blog, más pronto que tarde al ignorarlos se irán.

¿Listo para comenzar a escribir en tu blog? Si eres una empresa o una marca personal y necesitas ayuda en el arranque, no dudes en contactarme para explorar posibilidades de servicio juntos.

4 Consejos no solicitados al comenzar a escribir en tu blog